sábado, 28 de diciembre de 2013

Adrian, Clara y su mágico primer amor

Permanecieron sentados en una de las rocas , ella reposaba junto a su hombro ,él la rodeaba fuertemente con sus brazos . 

- Hace tiempo descubrí este lugar por casualidad , recuerdo que acababa de aprobar el examen para poder conducir la Variant .Lo primero que hice fue sentarme en una de las rocas ,cerca del borde del acantilado . Luego intenté imaginarme que era una de las gaviotas blancas , entonces pude alejarme de todo lo que odiaba , desde aquel momento no hay ni un solo día que no venga a este lugar.

Clara volvió a besarle,  mas atrevida le acaricio el pelo , se sentó encima de sus piernas , y de nuevo entrelazados , se abrazaron con fuerza.

 - Creo que deberíamos volver con los demás – le susurró suavemente en su oído
 - No hay nada de malo por perderse un rato , ¿no crees?- la agarró aún con más fuerza tratando de llevar su cuerpo mucho más cerca de él .- ¿ No te gusta estar así?.

Clara se apartó bruscamente intentando alejar su deseo , miles de pensamientos recorrían  su cabeza, no estaba preparada . 

 - Yo … no quería asustarte , lo siento.
- Tranquilo no me has asustado... le miró enternecida.

  Adrian  debía esperar.


video


-      

domingo, 22 de diciembre de 2013

La visión


Se durmió soñando que él también podía volar desplegando sus alas al amanecer.

El enérgico graznido de las gaviotas que planeaban los cielos alejándose de la costa, le despertó de su quimérica visión en la que estaba sumido profundamente. Gabriel  entreabrió sus ojos a la claridad del día, aún creía ser un ave cuando su madre le gritó enloquecidamente que trepase a lo alto de una de las palmeras.

Gabriel, acostumbrado a ascender cocoteros,  lo escaló ágilmente. Al llegar a la copa vislumbró lo que los pájaros le advirtieron en sueños. Una enorme masa de agua se aproximaba hacia él.
                      





El 26 de diciembre de 2004 un terremoto submarino con epicentro en la costa oeste de Sumatra origino una seria de tsunamis que devastaron e inundaron las comunidades costeras del sur y sureste asiático, afectando a gran parte de Indonesia, Malasia, Sri Lanka, India y Tailandia.


El número de víctimas estimadas por las Naciones Unidas asciende a 229.866 , incluyendo 186.983 muertos y 42.883 personas desaparecidas.








sábado, 14 de diciembre de 2013

"Todo empezó en la sorpresa, en un encuentro casual"


Una chiquita contemplaba risueña el ambiente bohemio de un garito cercano a la playa.

 En sus manos sostenía un mojito de plátano cuando un joven se acercó a saludarla desde el otro lado de la barra.

Ambos se miraron, se hizo el silencio en un segundo. El muchacho guardó la mirada de ella y audaz  se dirigió al ordenador haciendo reproducir la canción que años después conmemoraría  a aquel encuentro.

Así fue como la voz inconfundible de un trovador detuvo el tiempo en ellos.

-       - ¡”Sueño con serpientes”!- gritó emocionada al reconocer la canción.
-         - Yo también sueño con serpientes …

Los dedos del muchacho se desplazaban al ritmo de la guitarra de Silvio por el soporte de madera que les separaba. Ella lo contemplaba curiosa en sus movimientos, sintiendo que podía irse con él lejos de aquel lugar.

 Uno de los camareros insistió para que el joven saliera de la barra.

La chica le preguntó extrañada :
-        - ¿ Pero tú no eras camarero?

Él la sonrió al tiempo que se sentó  en uno de los taburetes frente a ella.

-         - No … yo toco la guitarra.

Se rieron, charlaron de la vida, la música, la noche, los bares, Venezuela …

Al día siguiente la joven tomo su avión de regreso a la península.

 Los dos amantes de Silvio volvieron al mundo real del que se habían alejado por un” breve espacio” sabiendo que aquel “encuentro casual” les había citado con un ángel.

SUEÑO CON SERPIENTES. 
SILVIO RODRIGUEZ.

 “Sueño con serpientes, con serpientes de mar,
con cierto mar, ay, de serpientes sueño yo.
Largas, transparentes, y en sus barrigas llevan
lo que puedan arrebatarle al amor.

Oh, la mato y aparece una mayor,
oh, con mucho más infierno en digestión.

No quepo en su boca. Me trata de tragar
pero se atora con un trébol de mi sien.
Creo que está loca. Le doy de masticar
una paloma y la enveneno de mi bien.

Oh, la mato y aparece una mayor,
oh, con mucho más infierno en digestión.

Esta, al fin, me engulle. Y mientras por su esófago
paseo, voy pensando en qué vendrá.
Pero se destruye cuando llego a su estómago
y planteo con un verso una verdad.

Oh, la mato y aparece una mayor,
oh, con mucho más infierno en digestión”.

Giovanni Battista di Jacopo
"Ángel Músico".



sábado, 7 de diciembre de 2013

Querido Madiba


Al entrar en la escuela Adama contempló lo que el profesor había escrito con tiza blanca en la pizarra:
"Querido Madiba" ...
Cuando todos los alumnos tomaron asiento, el maestro les informó que un viejo amigo de Mvezo había iniciado un largo viaje para el que necesitaría provisiones de amor, bondad y esperanza.

La tarea consistiría en escribirle una carta con al menos tres acciones hermosas que hubiesen realizado en su vida.

Adama no sabía que cosas bonitas podría contarle cuando todos los demás niños proyectaban en un folio sus pensamientos. Tenía miedo de no ser lo suficientemente hermoso como para ayudarle en su camino.

Ante el bloqueo del miedo, Adama observó desde la ventana las ramas desnudas de un Baobab que parecían alcanzar el cielo, en ese momento rememoró lo que su madre la relató acerca del Baobab:

- Tras perder a tus hermanos en tres partos, no me resigne, cada mañana acudía al gran árbol de la fertilidad para que me concediese el fruto más hermoso de Africa.
Desde que naciste supe que eras hija de las raíces, que alimentaste a tus hermanos cuando se fueron y a mí con tu presencia.

En los ojos de Adama brotaron dos lagrimas que iniciaron la carta.

Querido Madiba:

Mi mayor acción es ser hija de las raíces, llevo conmigo la compasión por los hermanos del mundo, la fecundidad de la esperanza por los que iniciaron viajes en busca de sueños, el amor por la tierra y los cielos, porque con mis brazos puedo alcanzarlos.





domingo, 1 de diciembre de 2013

Los amantes "Croppys"

El Barge Inn rebosaba de inquietantes visitantes llegados de numerosas partes del mundo, habían traído consigo la aventura y expectación que suponía ser espectadores del enigmático fenómeno de los círculos de cosecha  en Wiltshire.

El pub inglés se había convertido en un punto de encuentro para quienes atraídos por el misterio querían indagar y ser partícipes de él.

Las excursiones se programaban entre diálogos sobre la posibilidad de que seres extraterrestres quisieran establecer algún tipo de comunicación con los humanos.
Rita bebía largos tragos de cerveza negra cuando un joven australiano se dispuso a tomar asiento junto a ella. Acostumbrada a charlar con veinteañeros, no la resultaba difícil iniciar una conversación.

Tommy se presentó a Rita formalmente, para él era un reto aparentar naturalidad frente a una mujer que la doblaba en edad y le sugería mayor enigma que los círculos.

Rita se mostró interesada ante las indagaciones que el chico había redactado en un cuaderno de notas en el que apuntaba todos los avistamientos de círculos. En realidad, Tommy se había licenciado recientemente como periodista , trabajaba en un periódico local australiano, mientras que Rita le confesó que ahogaba su reciente separación en el alcohol.

El bar apagaba sus últimas luces cuando ambos se miraron comprobando que el tiempo había corrido tan rápido que tendrían que seguir la charla en otro lugar.

Llovía intensamente en el exterior, por un momento se quedaron sin palabras bajo las gotas de agua que cesarían unos minutos después. Tommy la tomó de la mano, ella la apretó con fuerza recuperando la sonrisa perdida desde hace años.

Ambos corrieron hacía los campos de cosecha.

Empapados llegaron al centro de uno de los círculos, la linterna de Tommy alumbró una de las formas circulares, en ese instante Tommy iluminó el rostro de Rita que acariciaba su mano cariñosamente.

Aquella noche Rita y Tommy hicieron el amor en el centro de una de los grandes círculo de cosecha de Wiltshire, convirtiéndose en los primeros amantes Croppys en descubrir una nueva forma de comunicación que traspasaba los límites del universo: Su amor.

video